martes, 10 de septiembre de 2013

Asma.

Si realmente odiaba a Shadow, ¿Por qué me pensaba tanto en el?, tal vez era por el simple hecho de que me hirió, aunque no creo que esa sea la verdadera respuesta. Un pequeño dolor de cabeza comenzó a surgir, llevaba unos shorts y una playera azul, no me molestaría en pintarme ya que no vería a nadie y tampoco saldría. El olor a rosas inundaba mi habitación, el perfume que Amy me había regalado era realmente concentrado. Tosí unos momento y recordé que Shadow era alérgico a el y por eso no lo usaba mucho, observe el frasco uno minutos y comencé a oprimir el pequeño botón que lograba sacar ese aroma del recipiente. Mis pulmones se inundaban con aquel olor, tosí varias veces más, pero que más daba seguí roseando el lugar con aquella sustancia. Mi tos se iba incrementando, mi garganta se estaba secando, mis pulmones se estaban llenando de perfume, mis ojos de lagrimas. Logre reír, caería desmayada en cualquier momento si no tomaba mi inhalador, el aíre se estaba agotando o era mi asquerosa imaginación. Antes de perder el conocimiento recordé: 

"No uses ese perfume, eres asmática y es demasiado fuerte. Le hará mal a tus pulmones." 

No es que fuera alérgico, el sabía que no era bueno para mi. Tal vez por esas pequeñas idioteces no puedo olvidar a el "emo", pero que más da. En menos de 5 minutos estaré inconsciente y delirando de fiebre. 

-Tal vez... No te odio del todo Shadow.

-¡María! María resiste...

Esta tan cerca y se oye tan lejos, ¿Por qué llora? Hice una estupidez de nuevo,¿Verdad? 

-Sonic, ayúdame a cargarla.

-Esta un poco caliente, debe comenzar a tener fiebre. 

-Lo siento. 

Ya no se donde estaba, seguramente en el hospital o quien sabe donde, un taxi, el auto de Sonic. ¿Sonic tiene auto? En fin, creo que el perfume no fue el causante de mi ataque de asma. 

Continuara.